Channel 4 Learning


El rey Salomón y la abeja

Transcripts

Pájaro 1: Yo quiero ir a las estrellas.

Pájaro 2: Y yo al sol.

Pájaro 3: Yo también.

Mamá pájaro: Niños. ¡Silencio! ¡Silencio! Viene el rey Salomón. ¡Silencio!

Pájaros: ¿Por qué?

Mamá pájaro: Porque el rey Salomón es muy sabio y comprende la lengua de los animales.
Y vosotros, niños, ¡habláis mucho!

Mamá pájaro: ¡Qué viene!

Rey Salomón: No comprendo, la reina de Saba no viene. La invité yo mismo. ¡Qué extraño!
¡Oh! Buenos días, pajaritos.

Paje: ¡Señor! ¡El cartero real!

Rey Salomón: ¡Ajá! ¡Por fin! Señores, la reina viene en barco. Y viene a examinar mi sabiduría. ¡Vamos! ¡Vamos! Hay mucho que hacer. ¡Vamos!

Rey Salomón: ¡Avestruces! ¡Avestruces! Quiero una brisa muy agradable para la reina. ¿A ver? ¿A ver?
¡Ah! ¡Muy bien!
¡Pavos reales! Quiero colores y alegría. ¡muchos colores! ¡Vamos!
¡Camaleones! ¡Cambio de color¡ ¡Así! ¡Ajá! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Muy bien! ¡Oh! ¡Muy bien!
¡Perfecto!
Sí, ¡perfecto!

Rey Salomón: Ahhh

Paje: ¡Señor! ¿Qué pasa!

Rey Salomón: ¡Mi nariz! Quiero a todas las abejas, avispas, mosquitos, insectos. ¡Aquí!
¡Y hoy que viene la reina de Saba! ¡Ohh!

Rey Salomón: ¡Todos aquí ahora mismo! ¡Aquí!

Rey Salomón: Insectos, ¿veis mi nariz? ¿Quién ha sido? ¿Quién es el culpable?
¡Aquí inmediatamente!

Rey Salomón: Pero, pero tú estás loca. ¡Mi nariz! ¿Por qué mi nariz? Estoy muy enfadado. ¡Muy enfadado!

Abeja: Perdón, señor. Es un error. Su nariz es muy bonita y huele muy bien, parece una flor y yo… yo…

Rey Salomón: ¿Una flor? ¿Mi nariz? ¿Una flor? Sí, sí. Muy bonita. Mi nariz es muy bonita. ¡Sí! Ja, ja, ja.

Abeja: Lo siento, señor. ¡Perdón! Un día puedo ayudarle. Sí, sí, un día puedo ayudarle.

Rey Salomón: ¡Ah! ¿Tú? Ja, ja, ja. ¿Tú? Miserable insecto. ¡Ayudar al rey! Ja, ja, ja. Ayudar al rey. ¡Un insecto! ¡Ah! ¡Me haces reír tanto! Ja, ja, ja. ¡Te perdono! ¡Te perdono! Bueno, abeja, vuela, vuela. ¡Adiós!

Rey Salomón: Adiós, insectos. Tengo mucho trabajo. Tengo un juicio. Tengo un juicio ahora.
¡Ayudar al rey! Ja, ja, ja.

Paje: ¡Atención! El juicio del rey Salomón. Primer caso.

Rey Salomón: Buenos días, señora, ¿qué quiere?

Mujer: Quiero justicia. ¡Un castigo para un ladrón!

Rey Salomón: Sí, lo castigaremos. Pero, ¿quién es?

Mujer: ¡El viento es el ladrón! Robó mi pan.

Rey Salomón: ¿El viento?

Mujer: ¡El viento!

Rey Salomón: ¡Mujer, cuéntame todo!

Mujer: Mire, soy muy pobre, y ahora soy viuda. Trabajo en el campo. Pues el otro día voy a casa con tres sacos de harina para el invierno…

Mujer: ¿Qué pasa?

Chico: ¡Tengo hambre! ¡llevo tres días sin comer!

Mujer: Toma.

Chico: Gracias.

Mujer: De nada.

Mujer: Un momento, hombre. Tome.

Mujer: Y el viento roba la bolsa.br> ¡Es el viento! ¡Castigue al viento!

Rey Salomón: ¡Pues es un caso difícil!

Rey Salomón: ¡Oh! ¡Reina de Saba! ¡Bienvenida a mi palacio! ¡Siéntate, por favor! ¡Siéntate!

Reina de Saba: Gracias. Mírame, estoy muy mojada.

Rey Salomón: ¡Sí, sí! ¡Muy mojada!

Reina de Saba: ¡Es increíble! Es una historia muy extraña.

Vamos en el barco y el mar está en calma, pero entonces, hay una tormenta terrible.

Reina de Saba: ¡Capitán! ¿Qué pasa?

Capitán: Hay un problema, señora, hay un gran agujero en el barco. ¡Socorro!

Reina de Saba: ¡Oh, rey Salomón! ¡Por favor! Salomón, tu dios puede ayudarnos. ¡Ayuda!

Marinero: ¡Milagro! ¡Milagro! ¡El agujero está cerrado ¡Milagro! ¡Bien! ¡Bien! Ja, ja, ja. ¡Milagro!

Reina de Saba: Rey Salomón, muchas gracias por tu ayuda. Tengo oro y perlas para ti.

Rey Salomón: Y dime, ¿qué había en el agujero? ¿Qué había?

Reina de Saba: Un saco de harina, ¡del cielo!

Mujer: ¡Ah! ¡Mi saco! ¡Es mi saco! Es el saco que el viento me robó.

Rey Salomón: ¡Ah! Es el saco de esta señora. El oro y las perlas para ella. ¿Ves? ¡Justicia por fin!

Reina de Saba: Para mañana, rey,… tengo una prueba… una prueba para tí, Salomón. ¡Una prueba muy difícil! Buenas noches.

Rey Salomón: ¡Es un honor!

Reina de Saba: Rey Salomón. Aquí hay muchas flores, pero sólo una…es real. ¿Cuál es?br> Nadie lo sabe. ¡Ummm!
Pero tú eres un rey muy sabio.
¿Sabes cuál es?

Rey Salomón: Creo que sí… pero sólo un momento por favor.

Reina de Saba: Bueno… ¡un momento!

Rey Salomón: Ah, perdona… perdona otro momento. Ahora vuelvo.

Reina de Saba: De acuerdo.

Rey Salomón: Perdona, reina, sólo un minuto más, un minuto.

Reina de Saba: ¡Oh, pero…! ¡No es posible.

Reina de Saba: Eres un hombre excepcional, Salomón. Tú eres un gran sabio.

Rey Salomón: Un momento… Perdona

Rey Salomón: Sólo eres una abeja, pero ayudas al rey, muchas gracias y perdón… perdón por mi arrogancia.
Y ahora, ¡A la fiesta! Y tú eres la invitada de honor.

Reina de Saba: Rey, otra pregunta…

Rey: ¡Claro!

Reina: ¿Tu nariz?

Rey Salomón: Pues… es increíble…pero…

FIN




© 2000 Channel Four Television Corporation